Corredores de Bow Street

International Legal Research

Information about Corredores de Bow Street in free legal resources:

Treaties & Agreements

International Organizations

Jurisprudence $ Commentary

European Union

IP Law

Corredores de Bow Street

En el Londres del siglo XVIII, “la policía” eran pocos, distantes entre ellos, ineficientes y corruptos. El concepto de las tareas policiales fue indiscutiblemente confundido en las grandes ciudades como Londres.

El período del 1674 al 1913 presenció la transformación de la policía en Londres de un sistema que se basó en personas privadas y funcionarios a tiempo parcial, a través del desarrollo de funcionarios asalariados y “ladrones” semi-oficiales , a un moderno sistema profesional de policía. En el proceso los mecanismos por los cuales la gente juzgada en el Old Bailey era identificada y arrestada fue transformadose radicalmente, y finalmente llevado bajo el control del estado.

El gran reformador Robert Peel ya declaraba en 1828 que “el sistema en su conjunto es defectuoso… su condenación ha sido el resultado casi uniforme de las investigaciones anteriores”.

El papel de los particulares antes de la policía en Londres

A lo largo del período 1674 a 1829 muchas víctimas de delitos pudieron identificar y aprehender a los culpables antes de ponerse en contacto con un alguacil o un juez de paz para asegurar su detención. Los que presenciaban un delito grave estaban legalmente obligados a aprehender a los responsables del delito, y a notificar a un alguacil o al juez de paz si oían que se había producido un delito. Por otra parte, si era convocado por un agente de policía para unirse a un “Hue and Cry”, los habitantes estaban obligados a unirse en la persecución de cualquier presunto delincuente.

Aunque estas obligaciones legales eran impuestas raramente, los londinenses continuaron ayudando en el arresto a presuntos delincuentes. Como los procedimientos ilustran con frecuencia, los gritos de “al ladrón” o “asesino” de las víctimas a menudo consiguieron, con éxito, el apoyo de los transeúntes. Este sentido de responsabilidad individual por el cumplimiento de la ley se erosionó durante el siglo XVIII, sin embargo, a medida que se optaba por pagar a un número creciente de hombres para llevar a cabo esta tarea. Por ejemplo, las víctimas frecuentemente pagaban a los ladrones para localizar y aprehender a los sospechosos. Además, las dificultades que las autoridades tenían para identificar y arrestar a criminales los llevaron a ofrecer recompensas a aquellos que conseguían, tras apresar criminales serios, que fueran condenados, y ofrecer indultos a cómplices que estaban dispuestos a entregar a sus asociados en el delito. Cada vez más, los londinenses ordinarios dejaron la tarea de apresar criminales a la gente que estaba motivada para hacerlo por la perspectiva de recompensas financieras o de otro tipo.

Cazarecompensas

Véase.

Condestables

Véase.

En Inglaterra: Bow Street Runners

Un ejemplo de una fuerza privada temprana era los Bow Street Runners, muy exitosos pero propensos a la corrupción.
En 1749, impulsado por una ola de crímenes de posguerra y preocupado por el fracaso de las víctimas para poder enjuiciar a los criminales, Henry Fielding creó los Bow Street Runners mediante el pago de ciertas cantidades a un grupo de policías y ex-policías. Con base en la casa de Fielding en Bow Street, su trabajo era localizar y arrestar a delincuentes por delitos no menores, y tenían derecho a reclamar las recompensas del gobierno pagaderas por sentencia condenatoria. La fuerza se inició con cuatro hombres, Thomas develo, Henry Fielding y su medio hermano ciego John y
Saunders Welch. La casa en la calle Bow donde ellos tenían su base fue también el hogar de otras dos patrullas: de la Foot and Night Patrol y la the Horse Patrol. Los corredores de Bow Street, Bruce George y Kimber Simon, como así se les conocía, fue en esencia una pequeña fuerza de 8 – 12 ladronzuelos sofisticados y ricos, que resolvieron delitos menores a cambio de un pago.

Los corredores recibieron una pequeña remuneración de los magistrados de la calle Bow, cuyo control sobre ellos era ostensiblemente bajo, y complementaban este ingreso con los emolumentos que recibían por sus servicios de seguridad, como el Banco de Inglaterra, que les pagó 40 Guineas anualmente. Muchos de ellos dejaron herencias substanciales.

Aunque esencialmente eran ladrones, Fielding esperaba que su supervisión sobre ellos mantendría su respetabilidad y evitaría las alegaciones de corrupción tradicionales en la época. Esto fue sólo en parte exitoso, sin embargo, ya que muchos eran ex-ladrones y los “runners” necesitaban conexiones en el inframundo criminal para identificar con éxito a los sospechosos. Con el tiempo, sin embargo, se volvieron más respetables y respetados. El trabajo de Reynolds, “Before the Bobbies: The Night Watch and Police Reform in Metropolitan London, 1720–1830” (1998) traza el desarrollo de la “policía” en el período antes del establecimiento de la fuerza de policía de Peel.

Aunque Fielding obtuvo £200 del gobierno para ayudar a pagarlos [fue el primer grupo pagado a través de fondos públicos que hizo hincapié en la prevención del delito, además de la investigación del delito], pronto se quedó sin dinero, y los corredores tuvieron que subsistir en gran medida por las recompensas oficiales y los pagos hechos por las víctimas que contrataron sus servicios. Por lo tanto, era esencial que el público se enterara de los servicios ofrecidos por los corredores y recurrieran a estos cuando fueran víctimas de un crimen. A tal fin, Fielding colocó anuncios en los periódicos para animar al público a enviar una nota a Bow Street tan pronto se produjuera cualquier crimen, de modo que, decía, “un sistema de compañeros valientes ” podrían “inmediatamente” ser enviados en la búsqueda de los bandidos.

Cuando John Fielding asumió el cargo de Bow Street después de la muerte de su hermanastro, desarrolló estas prácticas estableciendo la calle Bow como un punto central de recolección de información sobre crímenes de cierta envergadura que tuvieron lugar en todo el país. Se guardó un registro alfabético de todos los crímenes y enjuiciamientos, junto con un registro de bienes robados. La información sobre mercancías robadas y criminales buscados fue circulada extensamente, lo que condujo a la creación de la Gaceta de la policía.

A finales del siglo XVIII, los corredores de la calle Bow, como llegaron a ser llamados, eran esencialmente policías a tiempo completo que servían durante muchos años. Eran bien conocidos por el público a través de informes en los periódicos y sus testimonios en los Old Bailey Trials, que fueron reproducidos en el Old Bailey Proceedings. Es posible que sus testimonios detallados, y los interrogatorios regulares de los abogados defensores, cambiaran la naturaleza del juicio penal.

Fielding también amplió el papel de los corredores dándoles el deber de patrullar las calles principales de la ciudad y las carreteras principales que conducen a la metrópoli para prevenir robos. La financiación para esto sólo estaba disponible erráticamente, cuando el gobierno estaba particularmente preocupado por la delincuencia, por ejemplo en 1763 durante la ola de crímenes que siguió a la conclusión de la Guerra de los Siete Años. En 1780, después de los Disturbios de Gordon, o Gordon Riots, parec que se creó una patrulla estable y regular, y por el año 1797 la oficina de la calle Bow ya era el hogar de 68 patrullas, que patrullaron en grupos a caballo y a pie.

Aunque los corredores de la calle Bow son citados a menudo como ejemplo temprano de una fuerza de policía, la forma en que funcionaban también puede ser visto como un modelo para la primera industria de seguridad privada.

No todo su trabajo era honesto y de mérito, sin embargo; una de sus especialidades era mentir en los tribunales. En su autobiografía, Henry Goddard admitió que cometió perjurio (Goddard, 1956). Radzinowicz describió a los corredores
como “una casta muy unida de los especuladores en la detección de la delincuencia, la auto-búsqueda
y sin escrúpulos, pero también atrevidos y eficientes cuando la audacia y la eficiencia coincidía con su interés privado” (Radzinowicz, “A History of English Criminal Law and Its Administration from 1750: Cross-Currents in the Movement for the Reform of the Police.” Londres: Stevens and Sons, 1956:263).

Leave a Comment